viernes, 11 de agosto de 2017

Within the barking of the lost dog.

En honor al invierno, aquí estamos, infusión en mano, e intentando escribir ovillos de lana mentales.

No quiero que mis manos sean un juego, ni un pasatiempo; no quiero que sean usadas sin motivo, ni que les busquen cosquillas muertas. No pretendo que me acaricien a modo de lástima y consuelo, ni que me abracen para calentarse, porque soy puro hielo.
No quiero ser un libro para calmar el aburrimiento, ni un puzzle infantil que haces una tarde de domingo después de una comida familiar.
No quiero ser la peor película del mundo, la estrella con menos luz o la vela que no prende fuego.
No quiero que nadie se pierda por mi culpa, porque como me sigan van al pozo de cabeza.
No quiero que me escuchen a modo de caracola de playa, porque no soy tan interesante, ni ha pasado tanta arena, agua y sal sobre mí.
No quiero que me encuentren sola en la oscuridad, porque es mi secreto, ni que me encuentren escondida entre arbustos porque tengo miedo.
No quiero mostrar mis debilidades, inseguridades y complejos, porque a mi fachada de fuerte se le hundirían los cimientos en un momento.

Sigo siendo el perro abandonado al que puedes contarle tu vida, porque ten por seguro que te voy a escuchar, pero no me tengas miedo, porque aunque ladro y aúllo...
nunca,
muerdo.

2 comentarios:

  1. Perro ladrador, poco mordedor. JEJE.
    No creo que nadie en este mundo sea capaz de tratarte como algo más, porque tú siempre eres más que algo.
    Intelectualmente eres una persona muy interesante, y todos te valorarán por ello; no tengas la menor duda.

    ¡PASA UN BUEN VERANO!
    ¡SALUDOS!

    ResponderEliminar
  2. Cuantos sentimientos detrás de estas palabras, espero que te des cuenta que bonita es tu alma y no dejes que nadie te trate como no quieres <3

    ibeatforlove.blogspot.com

    ResponderEliminar